miércoles, 25 de julio de 2012

POSEA, O UN REFRESCO MUY PARTICULAR



[SE LLAMA POSEA]

Fui una niña tan peculiar como cualquier otro niño. Cuando eres pequeño, desconoces las convenciones que de mayor, si no aprendes a esquivarlas con gracia, te pueden asfixiar.

Te da igual lo que coman los demás y lo que le guste al resto del mundo. A ti, te gusta lo que te gusta. Y punto.

Y dentro de estos gustos peculiares, y de aquellos sabores que recuerdo de mi infancia, tengo una impresión intensa de estos, en particular:

LA NATA DE LA LECHE me fascinaba. Corría a la cocina de mi abuela [paterna] cada vez que veía un caldero de leche al fuego. Cogía la nata con una cuchara de madera y me la comía.

ME COMÍA LA MANTEQUILLA A CUCHARADAS. En mi casa, mis padres la escondían. Les parecía insano que me la comiera metiendo la cuchara en el tarro, sin mediación de pan, galletas ni sutilezas de esas.

EL CHORIZO CON MANTEQUILLA. Ya lo decía mi abuela [materna], tanto bollo industrial no puede ser bueno...

MI ABUELA HACÍA LOS MEJORES FILETES DE POLLO EMPANADO DEL MUNDO. Y este punto no admite discusión.

LAS CROQUETAS HABÍA QUE ESPACHURRARLAS. Coges la croqueta muy muy muy caliente. Con el tenedor, la espachurras hasta que queda plana como un folio. Ya se ha enfriado.

EL ARROZ CON LECHE DE MI ABUELA. Nuevamente mi abuela [paterna], que es quien de verdad ha cocinado en la familia. Mi madre no tiene una gran afición por cocinar, aunque lo hace.

EL SOFRITO DE PATATAS Y CALABACÍN DE MI MADRE. Con la cebolla pochadita pochadita y un pelín pasada, lo justo para que esté oscura sin saber demasiado a chamusquina. Me fascina, es tan sencillo como poner patata, calabacín y cebolla y dejar que se haga, pero está... uf!

La más desconcertante de todas, era sin duda, mi pasión por un refresco que aprendí a hacer de los hombres que iban al campo [y en aquella época no cabe lenguaje inclusivo]. Me lo enseñó mi abuelo, y por extraño que parezca, es muy refrescante y está buenísimo. Y nunca tuvo nombre.

Las pequeñas grandes ideas, surgen de manera espontánea en lugares alejados entre sí y en épocas que no se han tocado. He tenido curiosidad por saber de dónde salía esta bebida, y he descubierto cosas de lo más interesantes.

Shanxi es una provincia China que basa una buena parte de su economía en la producción de vinagre. Antiguamente, los soldados originarios de esta provincia viajaban con una botella de vinagre, en lugar del vino típico de las demás regiones chinas. Todavía hoy se conserva la bebida a base de agua, azúcar y vinagre que tomaban entonces.

[Léase esto como curiosidad, y no como texto religioso] Según la Biblia, cuando Jesús estaba en la Cruz, dijo tener sed. En las clases bajas romanas y entre los soldados era muy habitual un refresco de agua y vinagre que se llamaba "posea". Un soldado le alcanzó esta bebida en una esponja empapada que le acercó con la punta de su lanza.

INGREDIENTES

Agua, 200cc
Vinagre, de 2 a 4 cucharadas [o más, según el vicio personal e intransferible de cada cual]
Azúcar, al gusto, empezar con 2 cucharadas y probar [yo uso edulcorante]
Hielo

MODUS OPERANDI

En realidad no tiene... se trata de mezclar, agitar y disfrutar. Eso sí, muy muy frío, es fundamental que esté helado para que esté rico.

Con esta receta participo en el evento HEMC que este mes va de Recetas de nuestra infancia, apadrinado por Mr. Cuuking

hemc #58 - recetas de nuestra infancia

* A estas alturas de mi vida, me doy cuenta de que cualquier glóbulo rojo que circule por mis venas es un milagro, porque lo bebía casi a diario, y eso fue... durante dos o tres veranos... o alguno más...

** No incluyo la habitual valoración calórica porque... en realidad no tiene más calorías que las del azúcar, si le ponemos


10 comentarios:

  1. No la había oído en mi vida, y me parece muy original. Creo que a mi hijo le va a encantar, porque es tan particular que al igual que tú te comias la mantequilla a cucharadas, él se toma el vinagre. Le encanta y a mí me pone los dientes larguísimos cuando lo veo. Besitos y suerte en ese concurso.

    ResponderEliminar
  2. No lo había oido en mi vida, tengo que probarlo, porque a mi el vinagre, el limón, todo lo ácido me encanta

    ResponderEliminar
  3. Si te sirve de consuelo yo me bebia el vinagre directamente de la botella, era un autentico vicio. Eso si a escondidas, ya sabes los adultos ...

    ResponderEliminar
  4. Lo de la mantequilla me resulta familiar, je jeje.
    Aunque lo de la bebida, si que me ha dejado descolocada, no lo había oido nunca, pero será cuestión de probarla, porque refrescante tiene que ser.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. este refresco tambien lo tamaba mi madre cuando llegaba de trabajar del campo, me ha recordado a ella...

    ResponderEliminar
  6. A cuadros con la posea. Ni idea tenía de este refresco, aunque si te lo preparaba tu abuelo, es imposible que lo olvides nunca. Yo últimamente, será porque me hago mayor, cada vez que publico una receta de la infancia, me acuerdo de detalles. Te cuento mi bocadillo del insti (yo fui al insti desde los 10 años hasta COU con 17), mira si soy mayor... fuimos los últimos del Bachillerato, después ya vino la EGB y menos mal que me libré. Mi bocadillo llevaba, pan, aceite de oliva, sal, azúcar y chocolate en polvo. Se formaba como una especie de nocilla dulce-salada y con el sabor del aceite y un pan mucho mejor que el que venden ahora. No me esperaba al recreo y me lo guardaba en el pupitre, cuando no miraba el profe, metía la mano y cogía un cachito y así hasta terminar. Nunca más lo he tomado y ahora que tengo tantas restricciones, me quito cualquier hidrato antes que el pan o el aceite. Como siempre, me ha encantado tu entrada, guapetona.

    ResponderEliminar
  7. No lo habia oido nunca pero una receta con historia no la puedo dejar sin probar asi que este finde la pruebo! Una entrada muy divertida y entrañable!

    ResponderEliminar
  8. Nunca he hecho este refresco... pero lo que mas me ha gustado es tu entrada con tus recuerdos de esas recetas de infancia...

    ResponderEliminar
  9. Como tantos te han dicho no lo conocía pero tiene que estar muy buena, suerte en el concurso, un besote.
    http://dulcestriplea.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Cuando mi padre era ya muy mayor, en alguna ocasión se puso a prepara un refresco con vinagre a falta de otra bebida refrescante. Yo supuse que sufría de alguna confusión por su enfermedad,hasta que me di cuenta de que hace años solían beberlo como refresco en el campo mexicano.
    Gracias por aclarar la receta.

    ResponderEliminar